El primer beso que el presidente de EEUU Barack Obama le dio a su esposa Michelle nunca será olvidado. O al menos el lugar donde ocurrió, una heladería de Chicago donde desde ahora hay una placa para conmemorarlo.

Los directivos del centro comercial que se sitúa donde estaba la heladería, en el barrio de Hyde Park, decidieron colocar una placa de granito de casi 1.400 kilos con el texto: "En este lugar el presidente, Barack Obama, besó por primera vez a Michelle Obama", según informó hoy el Chicago Tribune.

La placa incluye una imagen de la pareja, y una frase tomada de una entrevista en la que el presidente describió su primera cita.

"En nuestra primera cita, la invité a la crema de helado más rica que había en Baskin-Robbins e hicimos de una acera nuestra mesa. La besé, y sabía a chocolate", se lee en la placa.

La heladería donde Obama llevó a la actual primera dama en 1989 ya no existe, y ahora es un restaurante de comida rápida, pero para embellecer el lugar, la piedra está colocada sobre un lecho de flores dentro del centro comercial.

Antes de aquel beso Michelle no lo tenía tan claro, según cuentan. Barack estaba enamorado de ella desde el primer momento y si no hubiera sido por aquel helado, la historia de Estados Unidos podría haber sido otra.