Las autoridades sirias han liberado a un equipo de periodistas de una televisión progubernamental que habían sido secuestrados hace una semana cuando cubrían los enfrentamientos entre el Ejército y los rebeldes en un suburbio de Damasco.

Fuentes oficiales dijeron hoy a Efe que el reportero Yarah Saleh, el cámara Abud Tabarah y el conductor Husam Imad, miembros de la televisión Al Ijbariya, fueron recibidos por el ministro de Información, Omran Zubi, tras lo que calificaron como una "operación de liberación cualitativa", sin dar más detalles.

El canal Al Ijbariya anunció el lunes que su fotógrafo Hatem Abu Yahia, que había sido secuestrado el viernes junto a otras tres personas, fue "asesinado por grupos terroristas".

La Unión Europea ha clasificado esta televisión, con sede en Damasco, como un instrumento de propaganda del régimen de Bachar al Asad.

La cadena fue objeto de un ataque de los rebeldes a finales de junio en el que al menos tres trabajadores murieron.

El Gobierno sirio anunció el pasado sábado que un "grupo terrorista armado" asesinó a Ali Abas, un periodista de la agencia de noticias gubernamental Sana, en su casa en Yadidat Artuz, cerca de Damasco.

Mientras, el Frente al Nusra, que se ha atribuido varios atentados suicidas en los últimos 17 meses, reivindicó a comienzos de agosto el asesinato de un conocido presentador de la televisión estatal siria, Mohamad al Said, que había sido secuestrado cerca de su casa en los alrededores de la capital el 20 de julio.

Una organización de defensa de la prensa en Siria dijo recientemente que 39 periodistas y camarógrafos han sido asesinados en el país desde el comienzo de la rebelión contra el régimen, en marzo de 2011.

El jefe de la misión de observadores de la ONU en Siria, Babacar Gaye, criticó los recientes ataques contra los periodistas y condenó "la violencia contra los medios de comunicación por cualquiera de los bandos".