El Gobierno del presidente boliviano, Evo Morales, deploró hoy las supuestas "amenazas" del Reino Unido de intervenir la embajada ecuatoriana en Londres para arrestar y extraditar al australiano Julian Assange, fundador de WikiLeaks, a quien Ecuador concedió hoy asilo.

"Las embajadas son inviolables, las embajadas son espacios que merecen respeto como una zona de otro país (...) Por lo tanto, amenazas que pueda haber desde cualquier país en torno a las embajadas de cualquier país son deploradas por el Gobierno boliviano", dijo la ministra de Comunicación, Amanda Davila.

En rueda de prensa, agregó que si el Reino Unido ha decidido no otorgar el salvoconducto a Assange, ello no debería implicar "ir a agredir a un país como Ecuador", con una intervención a su embajada, donde el australiano está refugiado desde el pasado 19 de julio.

El ministerio de Exteriores también expresó en un comunicado la preocupación del Estado boliviano por que se produzcan "incidentes que conduzcan a la posible vulneración del principio de la igualdad soberana de los Estados y que, al mismo tiempo, puedan constituirse en una intervención que socave al derecho internacional".

Añadió que cualquier acción de ese tipo "representa un acto hostil de violación incuestionable al derecho internacional y un atentado a la soberanía del Ecuador", por lo que convocó a los organismos regionales para evitar estas "agresiones".

Assange está reclamado por la justicia sueca por supuestos delitos sexuales y es responsable de la divulgación de miles de documentos secretos, principalmente de Estados Unidos.

Al explicar el otorgamiento del asilo, el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, dijo que esa decisión se sustenta en el derecho internacional y en la consideración de que la vida de Assange corre peligro, si finalmente es extraditado a EE.UU.

El Reino Unido ha anticipado que no darán el salvoconducto a Assange e insistió en que es su obligación entregarlo a Suecia, donde se le acusa de delitos sexuales que él niega.

El diputado conservador boliviano Tomás Monasterios dijo a los medios que le "encantaría" que el Gobierno de Morales entregue finalmente un salvoconducto al senador opositor Roger Pinto para que pueda abandonar la embajada brasileña en La Paz, donde está refugiado desde hace 81 días, y viajar a hacia Brasil.

Agregó que no es posible que Morales "respalde" la posición ecuatoriana respecto a Assange y que en Bolivia "ni siquiera cumpla con los convenios y tratados internacionales".

Brasil concedió asilo al parlamentario, que alega que es "perseguido" por el Gobierno, pero las autoridades argumentan que no pueden darle el salvoconducto que requiere para salir de Bolivia debido a que afronta diversos procesos judiciales.

Dávila sostuvo hoy que "es una posición desubicada" comparar el caso de Pinto con el de Assange, porque el australiano ha hecho denuncias "con pruebas absolutamente incuestionables", en tanto que el opositor, según dijo, "nunca presentó una prueba" de las denuncias de corrupción que hizo contra el Gobierno.

Insistió en que el Reino Unido "tiene que respetar la soberanía" de Ecuador, como el Gobierno boliviano respetó "la soberanía de Brasil cuando se ha concedido el asilo político" a Pinto.