El Gobierno estadounidense negó hoy que tenga intención de "perseguir" al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, o que esté presionando al Reino Unido para su posible extradición a EE.UU.

Durante una rueda de prensa, la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, evadió asimismo comentar sobre la oferta de Ecuador de dar asilo político al periodista australiano, requerido en Suecia por presuntos delitos sexuales.

"Este es un asunto entre los países implicados, y no estamos planeando meternos", dijo durante una rueda de prensa la portavoz.

Preguntada sobre si Washington está presionando al Reino Unido para que extradite a Assange a EE.UU., Nuland enfatizó que no tiene información "que indique que haya algo de cierto en eso en absoluto".

Ecuador dijo hoy que ofreció asilo político a Assange porque hasta ahora éste no ha recibido garantías de los gobiernos de Londres, Estocolmo o Washington de que no sería extraditado a EE.UU.

"Respecto a la acusación de que EE.UU. está decidido a perseguirlo (a Assange), la rechazo completamente", aseguró Nuland.

La portavoz del Departamento de Estado hizo esas declaraciones después de que el Gobierno de Quito decidiera conceder asilo a Assange, un periodista australiano que es objeto de una investigación en Suecia por presuntos delitos sexuales.

Assange ha negado esas acusaciones y mantiene que son un pretexto para su posible extradición a EE.UU., donde ha sido vilipendiado por la filtración de miles de cables diplomáticos y datos militares secretos por parte de WikiLeaks.

Consultado hoy por Efe, el Departamento de Justicia de EE.UU. aún no ha respondido a preguntas sobre si existe o no una investigación criminal en contra de Assange en este país y si, como aseguran algunos medios de comunicación, hay planes de presentar cargos formales en su contra.

El Gobierno de Ecuador ha insistido en que su decisión se apoya en el derecho internacional y la tomó por considerar que la vida de Assange corre peligro si finalmente es extraditado a EE.UU., el país más afectado por la difusión de cables diplomáticos secretos de WikiLeaks.

En días recientes, una abogada de Assange, Jennifer Robinson, sugirió en declaraciones a la página web "Rt.com", que el Departamento de Justicia debería hablar con claridad respecto a la situación de Assange en EE.UU.

"Muchos sospechan que existe una presentación de cargos bajo sello judicial contra Julian, y que simplemente (el Departamento de Justicia) está esperando el momento apropiado para aplicarlo", dijo Robinson.

"Bajo las leyes de EE.UU., es un delito criminal el revelar la existencia de una acusación bajo sello. Pero lo que el Gobierno de Estados Unidos no ha hecho, y tienen a su disposición... es que el fiscal general de EE.UU. diga explícitamente, confirme que ha concluido una investigación criminal y que no se presentarán cargos y no se solicitará la extradición. Pero hasta ahora, no lo han hecho", subrayó Robinson.

Agregó que la defensa está "alerta a la posibilidad de que hay una investigación criminal en curso".

Por ahora, las autoridades de EE.UU. sólo han presentado cargos contra el soldado Bradley Manning, principal acusado de las filtraciones de WikiLeaks.

Assange ha estado refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde el pasado 19 de junio, cuando llegó a ese edificio para solicitar asilo al Gobierno del presidente ecuatoriano, Rafael Correa.

Al refugiarse allí, Assange violó las condiciones de su arresto domiciliario en el Reino Unido y Scotland Yard advirtió que será detenido si abandona el edificio.

En mayo pasado, Assange perdió una apelación para evitar la extradición a Suecia.