Dos diputadas de Argentina reclamaron que se declare la "emergencia nacional" por violencia de género en el país suramericano, donde el año pasado murieron 282 personas por este flagelo, confirmaron hoy a Efe fuentes parlamentarias.

Las diputadas Virginia Linares y Victoria Dónda, del opositor Frente Amplio Progresista, instaron al Poder Ejecutivo a que declare la emergencia y utilice partidas presupuestarias para subsidiar a las víctimas de la violencia de género.

"Hay una ley que se votó en 2009, que contiene políticas integrales acerca de este tema, que se deben poner en marcha y de las cuales no vemos acciones concretas. Lo que está faltando es un plan de acción para asistir a las víctimas de violencia de género", explicó hoy a Efe Virginia Linares.

La diputada reclamó que las víctimas puedan "recibir una asignación económica que les permita sacar al agresor de su casa en caso que sea necesario".

"Hemos notado que muchas mujeres hacen la denuncia pero después deciden volver con el agresor porque ellas por si mismas no pueden darle comida y vivienda a sus hijos", enfatizó Linares.

Esta propuesta surge en momentos en el que ha recrudecido la violencia de género en Argentina.

En los últimos días se han conocido dos casos que sacudieron a la opinión pública; uno de ellos fue el de una mujer brutalmente golpeada por su marido delante de su hija en la ciudad de Bahía Blanca y el otro, el de una joven que fue golpeada y recibió descargas eléctricas con una picana por parte de su exnovio durante cuatro horas el día de su cumpleaños.

Según datos del Observatorio de Femicidios en Argentina, que depende de la organización no gubernamental Casa del Encuentro, en Argentina murieron 282 mujeres en 2011 por culpa de este flagelo, que va en aumento.

De acuerdo a las cifras del Observatorio, en 2008 hubo 208 muertes por violencia de género; en 2009, 231 casos; y en 2010, 260.

"Estos números son un piso: nosotros relevamos medios y agencias de noticias, pero hay muchos casos que allí no se reflejan", explicó a Efe la directora del Informe y presidenta de la Casa del Encuentro, Ada Beatriz Rico.

"Celebramos y acompañamos todas las iniciativas como la de las diputadas, pero también pedimos que se reforme el Código Civil, para que el agresor pierda directamente la patria potestad sobre su hijo y no sólo la guarda, como pasa ahora, es fundamental que los agresores no críen a los hijos de las mujeres que asesinaron", señaló Rico.