El Gobierno brasileño anunció hoy una ampliación de los límites de endeudamiento de 17 de los 27 estados del país a fin de favorecer una más rápida recuperación de la actividad económica, informó el ministro de Hacienda, Guido Mantega.

Mediante esta medida, esos 17 estados podrán acceder a nuevos créditos públicos por un valor total de 42.200 millones de reales (unos 21.100 millones de dólares) para inversiones en las áreas de infraestructura, saneamiento, transporte urbano y medio ambiente.

"Estos recursos darán un impulso importante a la inversión", declaró a periodistas el ministro, quien explicó que los 17 estados favorecidos han sido escogidos "en función de su solidez fiscal".

La medida beneficia a los estados de Bahía, Pará, Pernambuco, Sao Paulo, Mato Grosso, Paraíba, Santa Catarina, Alagoas, Sergipe, Acre, Rondonia, Roraima, Espírito Santo, Maranhão, Mato Grosso do Sul, Amazonas y Ceará, pero Mantega dijo que las otras regiones del país "pueden ser contempladas" en los próximos meses.

El anuncio sigue a la presentación, este miércoles, de un ambicioso plan de concesiones al sector privado por 133.000 millones de reales (unos 65.500 millones de dólares), con el que el Gobierno pretende mejorar la antigua infraestructura del país y apalancar la actividad económica.

El ministro dijo que esas y otras medidas que están en estudio apuntan a alentar nuevas inversiones y propiciar una recuperación de la economía nacional, que ha pisado el freno y, según previsiones del sector privado, este año crecerá por debajo del 2 por ciento, frente al 4 por ciento que proyectaba el Gobierno.