Dos guardacostas australianos recogieron hoy a un grupo de 63 inmigrantes que viajaban a bordo de un barco que les rescató cuando su embarcación naufragó en aguas de Indonesia, indicaron fuentes oficiales.

El barco, identificado como el MV Parsifal, fue interceptado por los dos navíos del servicio de vigilancia marítima cuando navegaba al noreste de Australia, tres días después de que recogiera en alta mar a los 63 inmigrantes y a cuatro tripulantes de la embarcación averiada.

El ministro australiano del Interior, Jason Clare, explicó a la prensa que las 67 personas estaban siendo transportadas en el buque HMAS Wollongong hacia la isla de Christmas para ser atendidas y proceder a su identificación.

Antes de la actuación de las autoridades marítimas, Clare señaló al canal de televisión Sky News que los inmigrantes habían obligado de "forma muy agresiva" al capitán del MV Parsifal a cambiar de rumbo para dirigirse hacia Australia, en vez de al puerto de Singapur, que era su destino.

No obstante, la compañía propietaria del Parsifal MV indicó en un comunicado a la prensa que "no se produjo ninguna agresión" aunque la agitación de los náufragos hizo al capitán temer por la seguridad de su barco y su tripulación.

La embarcación en la que el grupo de 67 personas navegó hasta que se averío zarpó de la isla indonesia de Java a finales del pasado junio.

Miles de inmigrantes indocumentados intentan llegar cada año a Australia viajando en embarcaciones en malas condiciones y con exceso de pasaje, expuestos al riesgo de naufragios.

En uno de los peores accidentes, unas 50 personas murieron en diciembre de 2010 cuando el barco en el que viajaban se hundió tras chocar contra las rocas en la isla australiana de Christmas.