La Unidad búlgara de Lucha Contra el Crimen Organizado arrestó hoy a los dos presuntos organizadores del transporte de las cerca de 3.000 kilos de cocaína interceptadas ayer por la policía española en un buque a 50 millas de Cádiz, informaron a Efe fuentes del Ministerio búlgaro del Interior.

En el abordaje del Sv. Nikolay, que navegaba bajo bandera búlgara, según confirmaron las fuentes, ha sido arrestada toda la tripulación búlgara de 21 miembros, incluido el capitán, además de otras 10 personas en distintos lugares.

En la operación, coordinada entre la policía española y la búlgara, y en la que participaron también agentes de Francia, Reino Unido, y de la agencia antidrogas estadounidense (DEA), se ha detenido al organizador del transporte de la cocaína desde Sudamérica a España.

Se trata de un hombre de 37 años que responde a las iniciales R.K., nacido en Sofía, y que no cuenta con antecedentes criminales, según las fuentes.

Además se ha detenido a un segundo responsable búlgaro de 46 años y cuyo nombre corresponde a las siglas H.H., residente en Sofía, y que tenía numerosos antecedentes criminales y ya fue juzgado y condenado en otro país, que las fuentes consultadas no pudieron precisar.

Los investigadores creen que este segundo individuo es quien contrató parte de la tripulación del barco, añadieron las fuentes, que no descartaron más detenciones.

Horas antes, el primer ministro búlgaro, Boiko Borisov, declaró a la periodistas: "Sabíamos muchas cosas antes de la operación policial en España, pero no podíamos decir a los marineros: huid de ese barco porque será interceptado".

Según el mandatario búlgaro será "una tarea muy difícil para la justicia establecer quién de los tripulantes está implicado en la organización criminal y quién no".

Y añadió que dentro de una semana el ministro búlgaro del Interior, Tsvetan Tsvetanov, viajará a España para tratar con las autoridades españolas sobre la operación que ha supuesto la incautación de casi tres toneladas de cocaína.

El diario búlgaro Standart informó hoy de que la rama búlgara de la operación habría recibido 30 millones de euros de un cartel colombiano por encargarse del transporte de la droga desde Suramérica a Europa.

El propietario del buque es una compañía británica ficticia, detrás de la que está una empresa que gestiona barcos comerciales y que tiene su sede en la ciudad costera búlgara de Burgas.

El periódico búlgaro indica que detrás de toda la organización está un poderoso jefe mafioso especializado en el tráfico de cocaína, Evelin Banev, arrestado recientemente en Bulgaria y extraditado a Italia, donde será juzgado por tráfico de drogas.