El fiscal general de Colombia, Eduardo Montealegre, que ordenó el martes la puesta en libertad inmediata de Sigifredo López, un exdiputado regional que fue rehén de las FARC, dijo hoy que en breve el investigador decidirá la desvinculación definitiva del proceso contra el político afectado.

"La próxima semana, si el fiscal del caso considera que ya no existe ninguna prueba por practicar o alguna diligencia para realizar, pues necesariamente tendrá que proferir una decisión definitiva en favor del exdiputado", señaló hoy Montealegre en declaraciones a Caracol Radio.

López, que estaba detenido por su presunta responsabilidad en el secuestro en 2002 de once de sus colegas diputados regionales que murieron a manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el homicidio de un policía, recibió la orden de libertad al descubrirse que los testigos que le acusaban mintieron.

"Es inocente de estos hechos que se le estaban imputando (...) y a partir de esa labor pudimos comprobar que existían inexactitudes, declaraciones falsas y muchas evidencias en favor de Sigifredo, lo que implicaba tener que decretar inmediatamente su libertad", admitió hoy el fiscal Montealegre.

El exdiputado de la Asamblea del Valle del Cauca (suroeste) fue procesado por el secuestro de sus compañeros de ese legislativo, cometido el 11 de abril de 2002 y quienes fueron asesinados por las FARC el 18 de junio de 2007.

López fue capturado el 16 de mayo pasado en Cali, desde donde se le trasladó a Bogotá y posteriormente a esa ciudad del suroeste colombiano, donde permanecía en detención domiciliaria bajo los cargos de rebelión, perfidia, toma de rehenes y homicidio.

El fiscal general reconoció también que "en este momento no existe ninguna evidencia creíble contra el exdiputado", y reiteró que se va a investigar a los testigos por sus declaraciones falsas.

López, de 49 años, fue el único sobreviviente de la matanza de los diputados cuyos cuerpos fueron sepultados y posteriormente exhumados por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en una fosa común en el cañón del río Patía, entre los municipios de Cumbitara y Policarpa, en el departamento de Nariño (suroeste).

El 5 de febrero del 2009 López, abogado especializado en Criminología, fue liberado por mediación de la exsenadora Piedad Córdoba y entregado a la política y a delegados del CICR en un lugar selvático del que fue trasladado entonces a Cali en un helicóptero del Gobierno de Brasil.