Tres trabajadores de una empresa eléctrica murieron el miércoles al cruzar un campo minado cuando se dirigían a una zona donde presuntos rebeldes derrumbaron con explosivos al menos dos torres de energía que dejó a oscuras una importante ciudad portuaria, se informó oficialmente.

Los tres hombres, incluso un guía indígena, murieron cerca de las 06:00 en una zona rural de Tumaco, en el departamento de Nariño y unos 605 kilómetros al suroeste de Bogotá.

Las víctimas eran empleados de la empresa Central Eléctrica de Nariño y caminaban por entre una zona selvática para llegar a las torres y repararlas cuando cruzaron el campo minado, dijo en diálogo telefónico Hernán Cortés, secretario de gobierno de Tumaco.

El coronel Hugo Díaz, comandante de la policía en Nariño, dijo en diálogo telefónico que inicialmente la instalación del campo minado era atribuido a las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, a las que también se atribuye el atentado contra las torres la madrugada del pasado 10 de agosto.

El secretario de gobierno dijo que debido al atentado las labores de reparación fueron suspendidas temporalmente para poder volver suministrar el fluido eléctrico a Tumaco, cuyos 187.000 habitantes están sin energía y han recurrido a plantas pequeñas.

El ministro de Minas y Energía Mauricio Cárdenas dijo en un comunicado que dos de las víctimas eran operarios de la empresa eléctrica y un tercero era un indígena contratado como guía para llegar al sito.

La empresa de energía informó que los operarios muertos son Argelino Chávez y Angel Ordóñez, quienes realizaban las reparaciones para restablecer el servicio eléctrico en Tumaco y el gobernador indígena de la zona, Jesús Alejandro Nastacuás, identificó al guía como Silvio Antirio, de acuerdo con el ministerio.

El Ministerio de Defensa dijo que aunque tropas del Ejército habían ingresado a la zona para abrir un camino seguro, lo que provocó hace dos días la muerte de un soldado por una mina antipersona, los rebeldes habrían dejado instalados otros campos en distintos puntos.

El secretario de gobierno dijo que aparentemente los tres hombres intentaron llegar a la zona de las torres tomando un atajo y cayendo en el campo minado.

Agregó que esperan recuperar el fluido eléctrico el viernes a mas tardar.

Aunque el presidente Juan Manuel Santos niega que haya un repunte de las acciones armadas de grupos como las FARC, el Ministerio de Defensa ha admitido que la voladura de puentes, vías y oleoductos, entre otros, ha crecido 21% entre el primer semestre de 2011 y el mismo lapso de este año.

Los atentados contra oleoductos, torres de energía, puentes y vías fueron 85 en los primeros seis meses de 2011 y aumentaron a 103 en el mismo período de este año.