El ladrón que irrumpió en la casa de Steve Jobs se llevó la billetera del difunto cofundador de Apple, en cuyo interior había un dólar y su licencia de conducir, según un informe policial difundido el martes. El delincuente también se llevó dispositivos de la empresa tecnológica y joyas.

Los detalles del robo del 17 de julio y la supuesta confesión del sospechoso fueron reportadas el martes por el San Jose Mercury News (http://bit.ly/OgMKB0).

El sospechoso, Kariem McFarlin, de 35 años, se interesó por la casa desocupada en Palo Alto ya que estaba en trabajos de remodelación, dijeron las autoridades. Cuando los empleados de construcción se fueron, McFarlin saltó una valla y encontró una llave de repuesto, según el informe. McFarlin al parecer se dio cuenta de que estaba en la casa de Jobs cuando vio una carta dirigida a él.

En el atraco de 15 horas a lo largo de la noche también sustrajo iPhones, iPads, iPods, computadores Mac, champaña Cristal y joyería de Tiffany por un valor de 60.000 dólares. Los artículos más extraños incluían una licuadora Ninja y un aparato para fabricar refrescos Sodastream.

McFarlin vendió algunas de las joyas a un comerciante de Pensilvania y le dio los iPads a una hija y un amigo, según el informe.

"Hay ciertas cosas que no se hacen, y el allanamiento de morada es una de ellos, pero robar a una leyenda de esa manera, eso sólo te manda a un hoyo profundo", dijo el ex jefe de McFarlin, Ross Rankin, al San Jose Mercury News.

McFarlin fue arrestado en su casa de la ciudad californiana de Alameda a principios de este mes después de que investigadores de Apple lo identificaron, pues se había conectado a Internet desde los dispositivos robados con su cuenta de iTunes, dijo la Policía. McFarlin reconoció ante la Policía que irrumpió en otras casas y también escribió una carta de disculpa a la viuda de Jobs, según el informe policial.

El hombre sigue en la cárcel bajo una fianza de 500.000 dólares y se espera que comparezca el lunes próximo en un tribunal. Enfrenta casi ocho años en prisión si es declarado culpable. Su defensor público no respondió una llamada en busca de comentarios.