Priscilla, ex esposa de Elvis Presley, y su única hija Lisa Marie dejaron atónita a una multitud cuando sorpresivamente saludaron a los admiradores que se habían congregado en Graceland para una vigilia en conmemoración de los 35 años de la muerte del icono del rock and roll.

Priscilla Presley y su hija llegaron sin avisar y subieron al escenario el miércoles por la noche dentro de Graceland mientras miles con velas encendidas se aprestaban a ingresar para entrar a los terrenos de la majestuosa mansión del músico.

En breves declaraciones, Priscilla dijo que era increíble el panorama de la luz de las velas. "Esto es algo que Elvis nunca hubiera creído que iba a ocurrir aquí".

Lisa Marie Presley, sentada junto a su madre, dijo a los admiradores que los amaba por la devoción a su padre. También reconoció que se alejó de conmemoraciones en años pasados por temor de verse abrumada por la sensación.

"Siempre evité esto porque sentía que sería demasiado emotivo, pero realmente pensé que era importante venir esta noche. Los amo mucho, mucho, mucho", declaró.

Esta es la primera vez que ambas mujeres aparecen juntas en una vigilia anual al recordado cantante, una tradición que data de comienzos de la década de 1980.

Los seguidores de Elvis acudieron por decenas de miles a Memphis, provenientes de todas partes de Estados Unidos y de países tan remotos como Inglaterra y Japón. Muchos tuvieron que esperar horas para entrar a la mansión de Presley, donde está enterrado el músico.

Presley murió el 16 de agosto de 1977 por un paro cardiaco después de abusar por años de medicamentos por receta. Su muerte a los 42 años marcó el final de una carrera musical increíble que terminó demasiado pronto para las legiones de admiradores que aún siguen encantados por su voz, su atractivo sexual y su carisma en el escenario.

La vigilia es uno de los puntos más importantes de la Semana de Elvis, la celebración anual por la vida y la carrera del rey del rock and roll. Los organizadores han dicho que esperan la llegada de 75.000 personas a las celebraciones y la mayoría de ellos participan en la vigilia que comenzó el miércoles por la noche y durará hasta el jueves.

Este año también se realizará un concierto de homenaje en un foro de la zona. Priscilla y su hija Lisa Marie estarán presentes en el concierto que incluirá músicos en vivo junto con videos de Elvis cantando.

El miércoles por la tarde, Cheryl Skogen y su amiga Susan Struss sostenían sus sombrillas moteadas cerca del comienzo de la fila esperando entrar a Graceland. Ambas viajaron desde Los Angeles.

Skogen dijo que llegó a Graceland por primera vez en 1981, antes de que la casa se volviera un museo y atracción turística, y agregó que la ha visitado varias veces desde entonces. Recuerda que vio por primera vez a Elvis en el programa "The Ed Sullivan Show" y quedó encantada por su manera de mover las caderas en un concierto en el Lago Tahoe.

"La primera vez que lo vi cambió mi vida", dijo Skogen, de ahora 66 años y jubilada. "Nunca había visto bailar así a nadie o cantar como él o incluso verse como él. Se robó mi corazón", dijo.