Alrededor de 900 bomberos trabajaban hoy en los estados de Washington, Oregon y Idaho para aplacar una ola de más de 70 incendios que ha forzado a evacuar a cientos de personas de sus viviendas, según informó hoy la cadena CNN.

Trece estados del oeste de Estados Unidos, que también incluyen California y Nevada, sufren desde hace días incendios espoleados por el extremo calor que amenazan miles de viviendas y han obligado a 400 personas a abandonar sus hogares sólo en el estado de Washington.

El fuego que quema el centro de ese estado es el más virulento hasta ahora, y ha destrozado ya alrededor de 8.900 hectáreas y al menos sesenta hogares desde que se desató el lunes, según las autoridades.

En Idaho, un incendio que lleva activo dos semanas ha consumido al menos 260 kilómetros cuadrados, y las autoridades advierten de que las condiciones pueden empeorar.

Casi 43.000 incendios se han detectado esta temporada de verano en Estados Unidos, y han consumido casi 2.600.000 hectáreas, según el Centro Nacional Interinstitucional sobre Incendios.

Sólo en julio, el mes más caluroso registrado hasta ahora en la historia de EE.UU., se arrasaron 810.000 hectáreas en todo el país, casi 202.000 hectáreas por encima de la media.