La princesa de Asturias "crea moda". Lo asegura el director de la Escuela Internacional de Protocolo de Madrid, Francisco Merino, quien explica que "en España no pasaba". Antes "eran las actrices las que creaban tendencia", ahora lo hace la futura reina de España.

En una entrevista con EFEstilo, en un antiguo salón del Palacio del Duque de Alba, en Madrid, sede de la Escuela Internacional de Protocolo, Merino afirma que Letizia Ortiz Rocasolano "sabe perfectamente qué quiere transmitir y cómo lo quiere transmitir".

Según el experto en protocolo, la princesa de Asturias, que ha encabezado listas de publicaciones de moda por su estilo y buen gusto, "cuenta con una serie de asesores, pero la última palabra la tiene ella".

Una instantánea publicada por medios de comunicación de todo el mundo, la que retrata el ascenso por la escalinata del palacio de la Zarzuela de la princesa de Asturias y Carla Bruni, el 27 de abril de 2009, es, según Merino, un reflejo del conocimiento que tiene doña Letizia de los medios de comunicación.

"En la visita de los Sarkozy, esa comentada foto, ella estaba espectacular, con ese traje y esos taconazos", opina el experto en protocolo, quien, con pasión, añade: "era una barbaridad, yo pensaba, quítate Carla Bruni que está aquí la princesa de Asturias".

La princesa repetía, en esa ocasión, un modelo creado por el que parece ser su diseñador fetiche para el día, Felipe Varela, de color fucsia y entallado en jaretas.

A juicio de Merino, hasta los zapatos que suele utilizar la princesa, de tacón alto y con plataforma, los denominados "peep toes", que llegaron a llamarse oficiosamente "Letizios", transmiten un mensaje de seguridad y aplomo, además de que "le quedan espectaculares", apostilla.

Lo mismo ocurre -asegura- por contradictorio que parezca, cuando desciende de los, entre 8 y 15 centímetros de altura, y se calza unas manoletinas.

En cuanto a las tonalidades cromáticas de su vestimenta, el experto destaca el color gris como el más acertado y se remonta a un momento histórico, la cena de gala en el palacio de El Pardo que ofrecieron los reyes a los invitados a la boda real.

"El vestido que llevaba era gris perla. Es un color que ella lo elige porque le gusta. Le va muy bien con el tono de piel que tiene y le favorece muchísimo", comenta.

Dicho vestido gris, largo, de noche, era un diseño del español Lorenzo Caprile, su modisto favorito para los actos de gala, que la princesa recicló posteriormente en una nueva versión y que lució también durante la visita oficial del ex presidente de Francia Nicolás Sarzoky y su esposa Carla Bruni, en abril de 2009.

En este sentido, el director de la Escuela Internacional de Protocolo de Madrid explica que, con fama de ser una de las princesas europeas que menos gasta en atuendo, las repeticiones de vestuario de la princesa no son "una imposición" sino que "ella misma se siente cómoda y le gusta".