Los trabajadores de los Ferrocarriles del Norte de Colombia (Fenoco) decidieron hoy en una asamblea y por mayoría absoluta, dar por terminado un cese de actividades que durante 24 días afectó las exportaciones de carbón.

Además del cese de actividades se acordó el restablecimiento de las operaciones de la compañía y designar un tribunal para que analice y dirima el conflicto planteado por el sindicato de los trabajadores.

Los trabajadores de Fenoco exigen estabilidad, mejores condiciones laborales, garantías sindicales e inversión social en la región.

Desde el pasado 23 de julio, los trabajadores de Fenoco anunciaron un cese de actividades, lo que ha detenido el transporte de entre 80.000 y 85.000 toneladas diarias de carbón de la multinacional Drummond, además de mineral de otras compañías productoras en el departamento norteño del Cesar.

La Drummond International transporta el carbón en los trenes de Fenoco a los puertos atlánticos de Santa Marta y Ciénaga, en el departamento vecino del Magdalena, para su exportación.

La huelga de unos 400 trabajadores de Fenoco detuvo el tránsito de los trenes que diariamente recorren unos 200 kilómetros desde las minas que explotan la Drummond, así como Glencore y Vale, en el Cesar y hasta los puertos de Ciénaga y Santa Marta.

Fenoco informó que aguarda que en las próximas horas sus empleados retornen a sus puestos de trabajo "para reiniciar todas y cada una de las operaciones del concesionario de la red férrea de Colombia".

El presidente de Fenoco, Peter Burrowes, por su parte, confió en que se normalice la situación y los trabajadores "se reintegren a sus puestos de trabajo y permitan el restablecimiento de todas las actividades normales".

Por otra parte, el Tribunal Superior del Distrito de Bogotá, en un fallo emitido en la noche del martes, decidió "declarar la ilegalidad del cese promovido y ejecutado por representantes y miembros del sindicato", lo que motivó la asamblea y la decisión de poner fin al cese de la huelga.