Un helicóptero Black Hawk de transporte de tropa se desplomó el jueves en el sur de Afganistán, provocando la muerte de 11 personas — siete soldados estadounidenses, tres militares afganos y un civil afgano_, informó la OTAN sin precisar las causas, pero el Talibán dijo que derribó la aeronave.

La OTAN dijo que investiga la causa del incidente en la provincia de Kandahar, que ha sido tradicionalmente una fortaleza del Talibán. La coalición se abstuvo de pronunciarse por ahora sobre la afirmación de que los rebeldes derribaron el helicóptero.

Entre los muertos había siete soldados estadounidenses, tres miembros de las fuerzas de seguridad afganas y un intérprete civil afgano, precisó el vocero de la alianza militar, Jamie Graybeal.

Indicó que la aeronave caída era un UH-60 Black Hawk, pero declinó aportar detalles sobre la misión que se realizaba.

El portavoz del Talibán, Qari Yousef Ahmadi, informó que los insurgentes le dispararon al helicóptero y lo derribaron el jueves por la mañana en Kandahar. "Nadie sobrevivió", dijo Ahmadi a The Associated Press en declaraciones telefónicas.

El helicóptero cayó en el distrito de Shah Wali Kot, en el norte de Kandahar, informó un vocero del gobierno provincial, Ahmad Jawed Faisal. Aseguró que desconocía la causa.

El percance del jueves es el más mortífero desde que un helicóptero turco se estrelló contra una casa cerca de la capital afgana, Kabul, el 16 de marzo. Murieron 12 soldados turcos que viajaban en la aeronave y cuatro civiles afganos en tierra, según autoridades.

En agosto del año pasado, los insurgentes derribaron a tiros un helicóptero Chinook en un incidente en el que murieron 30 soldados estadounidenses, en su mayoría efectivos del contingente selecto SEAL de la Armada, en la provincia central afgana de Wardak.

Al menos 221 soldados estadounidenses han sido muertos en Afganistán en lo que va del año.

___

Los periodistas de Associated Press Mirwais Khan en Kandahar y Amir Shah y Deb Riechmann en Kabu colaboraron para este despacho.