El entusiasmo de la afición puertorriqueña por el partido que disputarán la campeona mundial y europea de fútbol, España, contra el combinado nacional de la isla no ha sido suficiente para que, a horas del esperado choque, haya todavía entradas sin vender.

La prensa local refleja hoy cómo muchos aficionados se quedarán con la ganas de acercarse al escenario del partido, el Juan Ramón Loubriel, de Bayamón, debido al elevado precio de las entradas, de hasta 500 dólares (405 euros) para las de mejor ubicación.

Algunos de los miles de aficionados que el martes acudieron a presenciar el entrenamiento de los dos equipos se quejaron de lo elevado del coste de las entradas, que salieron a la venta en un número cercano a 15.000.

Además de las entradas, la prensa local saca hoy a la luz el tema del elevado precio que ha supuesto traer a la campeona del mundo a Puerto Rico, un territorio con nula tradición histórica en el balompié y cuya selección nacional de la disciplina es apenas conocida por especialistas.

Los periódicos de San Juan recogen una información del diario español El País en la que se señala que traer a Puerto Rico al reciente campeón de Europa precisó de un desembolso de 2,4 millones de dólares (cerca de 2 millones de euros).

La cifra oficial no ha sido desvelada por la organización que ha traído a la isla a la Selección española, pero los medios locales indicaron que la Cámara de Representantes de Puerto Rico aprobó un desembolso cercano al millón de dólares, mientras que la Compañía de Turismo habría aportado una cantidad cercana a los 500.000 dólares.

Las autoridades locales han insistido, sin embargo, en que se trata de una inversión mínima si se compara con el retorno esperado, gracias a una audiencia calculada de cientos de millones de televidentes.

"Lo vemos como una inversión", aseguró el director de la Compañía de Turismo de Puerto Rico, Rivera Marín, para quien la isla se proyectará a los ojos de millones de personas en todo el mundo.

El objetivo de las autoridades locales es precisamente el de que Puerto Rico refuerce su imagen internacional, en especial en áreas donde no es muy conocido como destino vacacional, el caso de toda Europa y la propia España.

El turismo es un sector económico que emplea en Puerto Rico a más de 17.000 personas y genera ingresos cercanos a los 3.000 millones de dólares al año, el 7 por ciento de la economía de la isla.

La agenda de la Selección española incluyó el martes un encuentro con el gobernador, Luis Fortuño, que recibió en su residencia de La Fortaleza a los jugadores, a quienes obsequió con un broche conmemorativo del escudo de Puerto Rico.

El presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, correspondió al jefe del Ejecutivo local con una placa.

El partido está previsto para hoy a las 21.30 GMT y se espera que el equipo español abandone Puerto Rico pocas horas después del final del choque amistoso.