Un juzgado de El Salvador ordenó embargar a la cadena estadounidense de hamburguesas McDonald's las 56 marcas con las que opera en el país, tras no pagar 23,9 millones de dólares a la empresa salvadoreña Servipronto por un litigio que mantienen desde hace más de 17 años.

El Juzgado Cuarto de lo Mercantil ordenó el 28 de mayo pasado el "mandamiento de embargo para proceder a embargar los bienes de McDonald's en El Salvador", pero como no tiene nada a su nombre se procedió al de sus marcas (como la "Cajita Feliz"), dijo a Efe el jefe de prensa de los juzgados, Jaime Ulices Marinero.

La orden de embargo fue dictada por el juez Roberto Edmundo Jiménez Molina, agregó.

En 2005, la Cámara Segunda de lo Civil de San Salvador ordenó a la empresa estadounidense pagar la indemnización de 23,9 millones de dólares a la empresa salvadoreña por daños y prejuicios, tras haberle suspendido la franquicia por considerar que ésta no cumplía con los requisitos de calidad de la firma.

Sin embargo, McDonald's hasta la fecha sigue sin cancelarla.

Roberto Bukele, propietario de Servipronto, dijo hoy a periodistas que como McDonald's "no tenía" propiedades o bienes a su nombre en el país se procedió a embargar las 56 marcas, lo que quedó oficialmente registrado el lunes pasado en el Registro de Propiedad Intelectual del país, expresó.

"No tenían nada en el país, habían vendido la franquicia a la empresa guatemalteca McDonald's Mesoamérica, propiedad de la familia Cofiño", por eso se embargaron "las 56 marcas de ellos", incluyendo la marca McDonald's, enfatizó.

José Arnulfo Hernández Lemus, abogado de Bukele, explicó a Efe que mientras se lleva a cabo la subasta para recabar los 23,9 millones de dólares, queda "restringido el uso de esas marcas, no las pueden vender y tampoco traspasarlas a otra entidad".

Hasta el momento McDonald's en El Salvador no ha dado su posición oficial al respecto.

Bukele también señaló que hace siete meses terminó otro proceso legal contra McDonald's en la Corte Federal de Nueva York, siempre por el incumplimiento del pago de la indemnización de 23,9 millones de dólares, pero que hasta la fecha no ha tenido ninguna respuesta.

El año pasado la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de El Salvador rechazó un recurso de apelación de la cadena estadounidense y le ordenó pagar la indemnización a la empresa salvadoreña, tal como lo ordenó la Cámara de lo Civil por daños y perjuicios a Servipronto, en 2005.