La restricciones cambiarias impuestas por el Gobierno argentino rozan lo "absurdo", según el reconocido director Eliseo Subiela, que no logró autorización oficial para cambiar dólares en un viaje auspiciado por la Cancillería para presentar su última película en Perú.

"Es absurda y ridícula la situación para todos los ciudadanos. Vengo del festival de Lima, en un viaje auspiciado por la Cancillería argentina y la AFIP (Fisco) no me dejó comprar ni un dólar ni un sol", relató Subiela a una emisora local.

El realizador argentino, que presentó en Lima su última película "Rehén de ilusiones", solicitó a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) autorización para poder cambiar pesos por dólares con motivo de su viaje.

Contra todo pronóstico, el Fisco argentino le respondió que "su condición fiscal no lo habilita a adquirir moneda extranjera".

"Lo más absurdo es que el viaje fue auspiciado por la Cancillería y ni presentando una carta me autorizaron para comprar dólares ni soles", explicó hoy Subiela.

El realizador adelantó en su página de Facebook que debe viajar al Festival Internacional de Montreal representando a Argentina con "Rehén de ilusiones" y "Paisajes devorados".

"Quiero comprar unos pocos dólares canadienses, pero el Estado no me deja", denunció.

Como Subiela, son miles los argentinos que a diario reciben la negativa de la AFIP a autorizar el cambio de moneda para sus viajes al extranjero en el marco de las restricciones cambiarias dispuestas por el Gobierno de Cristina Fernández para "desdolarizar" la economía.

En un nuevo intento de endurecer los controles, el Gobierno anunció a comienzos de agosto que los viajeros sólo podrán comprar en el mercado cambiario la moneda del país de destino.

La estrategia gubernamental ha disparado el valor del dólar en el mercado negro, donde la divisa estadounidense ha llegado a cotizar hasta un 40 por ciento por encima de la tarifa en casas oficiales de cambio.

Paralelamente, según adelantó hoy el diario económico El Cronista, los bancos argentinos "pesificarán" los gastos en dólares realizados por sus clientes con tarjetas de crédito en el exterior con un interés más alto que el actualmente vigente.