El secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), el libio Abdalá El-Badri, espera que los doce miembros de la organización petrolera reduzcan su producción para cumplir con el techo vigente, de 30 millones de barriles diarios (mbd).

"En los próximos meses espero que podamos seguir moviéndonos hacia el nivel de 30 mbd", dijo El-Badri en una entrevista a la publicación especializada Gulf Oil Review.

Aludió así a la cuota conjunta de producción pactada en diciembre de 2011 y ratificada nuevamente en junio pasado por los ministros de Energía y Petróleo de los países miembros, en sendas conferencias en Viena.

El grupo no se ha adherido aún plenamente al compromiso y, según el último informe de la OPEP publicado el pasado día 9, en julio bombeó 31,19 mbd, es decir, casi 1,2 mbd por encima del límite establecido.

Y ello a pesar de una considerable reducción de los suministros iraníes debido a las sanciones internacionales impuestas al régimen de Teherán, incluido el embargo de la Unión Europea (UE) a las importaciones de crudo de ese país, que entró en vigor el 1 de julio.

Respecto a dichas sanciones impuestas por Estados Unidos y la UE para forzar a Irán a desistir de su controvertido programa nuclear, el secretario general reiteró su rechazo a las mismas, y se mostró confiado en que, a la larga, el país persa, uno de los cinco miembros fundadores de la OPEP, seguirá siendo un importante exportador de petróleo.

Irán era hasta hace poco el segundo productor (después de Arabia Saudí) de la organización y cuarto del mundo, pero en los últimos meses ha sido relegado por Irak, país que viene incrementando su bombeo y exportaciones al tiempo que las de Teherán se han reducido.

En cuanto a los "petroprecios", que han vuelto al alza en las últimas semanas y en lo que va del año se mantienen en un promedio récord, superior a los 100 dólares, El-Badri aseguró que la OPEP no persigue una meta para el valor de su barril referencial, sino que busca la estabilidad del mercado.

En el pasado, la OPEP ha reiterado que busca una cotización "justa" para consumidores y productores, con el fin de que no frene el consumo (y por ende, que no merme la demanda) y permita al mismo tiempo efectuar las necesarias y cuantiosas inversiones en el sector.

"Para el período quinquenal 2012-2016, los países miembros tienen previstos actualmente 116 proyectos en el sector de la extracción. Si todos llegan a realizarse, esto podría traducirse en una cifra de inversión total cercana a los 280.000 millones de dólares", explicó el secretario general.

De esa manera, la organización, que controla un 35 por ciento de la producción mundial de crudo y cerca de dos tercios de las exportaciones de esta materia prima en el planeta, aumentaría en 7 mbd su capacidad de extracción de petróleo, durante el período mencionado.