El primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, reconoció hoy que en sus previsiones no figuraba un aumento del desempleo tan pronunciado como el registrado en el país durante el ultimo año, coincidiendo con su llegada al poder.

En declaraciones durante un acto con militantes de su Partido Social Demócrata (PSD) divulgadas por medios lusos, Passos Coelho insistió sin embargo en que las medidas de austeridad adoptadas por su Gobierno son necesarias y que Portugal está ahora "más cerca de superar la crisis".

El primer ministro luso reaccionó así a los últimos datos macroeconómicos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que muestran que la economía cayó un 3,3 % durante el segundo trimestre del año y que el paro se sitúa ya en el 15 %, un nuevo máximo histórico.

"El punto más negativo es el desempleo, no esperábamos que fuese tan alto", admitió el líder del PSD, de centro derecha y que gobierna con mayoría absoluta desde junio de 2011 gracias al apoyo de los democratacristianos del CDS-PP.

Passos Coelho accedió al cargo de primer ministro después de que el país solicitara a la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) un rescate financiero y evitar pagar intereses desorbitados en sus emisiones de deuda, a cambio del cual se le impuso un duro programa de ajustes y recortes que el Ejecutivo asegura que ha aplicado a rajatabla.

El líder conservador portugués culpó de la crisis que vive el país al "desgobierno anterior", al referirse a los seis años de gobierno socialista, e incidió en que no se desviará del camino trazado para lograr la recuperación económica.

En este sentido, se mostró confiado en que durante el 2013 se invertirán la recesión y la subida del paro, en un año que espera sea de "estabilización" y de "preparación" para el crecimiento.

Durante su intervención, Passos Coelho también afirmó que su proyecto es a cuatro años vista y que espera poder renovar el mandato, pese a que los sondeos reflejan un significativo retroceso del apoyo popular a su partido desde que ganó las elecciones, hace 14 meses.