El grupo de alto nivel de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que sigue la situación política de Paraguay tras la destitución de la presidencia de Fernando Lugo, ratificó su compromiso de contribuir al restablecimiento del diálogo en el país, informó hoy un comunicado de la Cancillería peruana.

El lunes esta comisión de Unasur sostuvo su segunda reunión en Lima, y en ella participaron el secretario general del organismo, el venezolano Alí Rodríguez; el ministro de Relaciones Exteriores peruano, Rafael Roncagliolo, y el presidente del grupo, Salomón Lerner Ghitis.

Después de la cita se mantuvo reserva sobre la información a pesar de que se había anunciado para el lunes mismo una rueda de prensa sobre el tema, que fue cancelada, y pese a que fuentes de la Cancillería peruana indicaron que se iba a anunciar las conclusiones el martes.

"El ingeniero Lerner recordó el compromiso de Unasur de contribuir de manera efectiva al restablecimiento del diálogo y la concordia entre los diferentes sectores políticos y sociales en el Paraguay, a la plena observancia de los estándares democráticos y de los derechos humanos, y la realización de elecciones limpias y transparentes", señaló el comunicado.

También se detalló que durante la cita se inició el análisis de la información preliminar alcanzada por las embajadas de los países de Unasur en Paraguay, material con el que se evaluarán "los posibles escenarios" sobre la situación de esa nación, que ha sido suspendida del ente desde junio.

Según el documento, la comisión continuará con su labor de seguimiento permanente al caso paraguayo y se volverá a reunir en Lima en las próximas semanas.

Unasur, que integran 12 países sudamericanos, suspendió a Paraguay tras la ascensión al poder de Federico Franco, después de un juicio parlamentario de menos de 24 horas en el que se destituyó a Lugo, considerado por varios sectores como insuficiente para una adecuada defensa.

El organismo sudamericano ha indicado que no busca restituir a Lugo, pero Roncagliolo resaltó anteriormente que se pretende acompañar en el proceso de restauración democrática a ese país, tras la "ruptura del orden democrático" que hubo.