El fundador de Megaupload, Kim Dotcom, solicitó hoy ante un tribunal neozelandés acceso a unos bonos del tesoro de una de sus cuentas congeladas para poder pagar a sus abogados y empleados, informaron los medios locales.

Los bonos de Dotcom, que se enfrenta a un proceso de extradición a Estados Unidos para ser juzgado por supuesta piratería informática, están valorados en 10 millones de dólares neozelandeses (8,7 millones de dólares o 6,5 millones de euros).

Su abogado, Willie Akel, explicó al Alto Tribunal que su cliente necesita estos bonos como aval para poder pedir un préstamo y hacer frente a los gastos que se le acumulan, según la emisora neozelandesa "Radio New Zealand".

Indicó que las autoridades congelaron todas las cuentas y cerraron el portal de descargas creado por Dotcom, también conocido como Kim Schmitz, durante la operación policial auspiciada por el FBI estadounidense.

Akel calificó de "chantaje" que las autoridades de Estados Unidos hayan afirmado que descongelarán parte de sus bienes confiscados en cuentas de aquél país cuando sea extraditado.

La víspera, el millonario informático dijo en su cuenta de Twitter que necesita el dinero para pagar a sus "abogados y trabajadores neozelandeses" que no han recibido su salario por "las acciones maliciosas del Gobierno de EEUU".

El pasado marzo, el tribunal ya le autorizó 48.860 dólares (37.000 euros) mensuales de cuentas bancarias a su nombre para hacer frente a gastos.

Dotcom fue detenido en enero junto a otros tres ejecutivos de Megaupload en su mansión de las afueras de la ciudad de Auckland, en el marco de una operación policial impulsada por EEUU y que incluyó el cierre del portal.

Las autoridades estadounidenses atribuyen a Megaupload haber causado más de 500 millones de dólares (408 millones de euros) en pérdidas a la industria del cine y de la música al transgredir los derechos de autor y obtener con ello unos beneficios de 175 millones de dólares (142 millones de euros).

Estados Unidos quiere juzgar a siete ejecutivos de Megaupload, entre ellos a Dotcom y los tres directivos detenidos en Nueva Zelanda, de diversos delitos por piratería informática, crimen organizado y blanqueo de dinero.

El pasado julio, el Alto Tribunal retrasó hasta marzo de 2013 el proceso de extradición del fundador de Megaupload, que actualmente se encuentra en libertad condicional.