Los presidentes de Haití y Honduras y el príncipe Felipe de Borbón se unieron el miércoles a las delegaciones oficiales que asistirán el jueves a la ceremonia de investidura del nuevo presidente dominicano, Danilo Medina.

El coordinador de la comisión de transición de gobierno, Rubén Bichara, adelantó que a la ceremonia asistirán representantes de 75 naciones y de 15 organismos multilaterales.

Bichara destacó que, por primera vez, delegaciones de Afganistán, Azerbaiyán, Corea del Norte, Líbano, Malasia, Marruecos, Namibia, Siria y Vietnam, entre otras naciones, asistirá a la investidura de un presidente dominicano.

Michel Martelly, presidente de Haití, fue uno de los primeros jefes de Estado en arribar la tarde del miércoles a Santo Domingo y tenía previsto reunirse poco después con el presidente electo para dialogar sobre las relaciones bilaterales entre ambas naciones.

República Dominicana y Haití comparten la isla La Hispaniola y una historia de 200 años de tensiones políticas y migratorias.

Danilo Medina, un economista de 60 años y miembro del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD), asumirá el jueves la presidencia de este país de 9,4 millones de habitantes tras triunfar en los comicios del 20 de mayo pasado con el 51,21% de los votos frente al ex mandatario Hipólito Mejía (2000-2004).

Medina sucederá en el cargo a Leonel Fernández, presidente del PLD y quien ha gobernado 12 años en los periodos 1996-2000, 2004-2008 y 2008-2012.

Como ex ministro de la Presidencia, el propio Medina fue uno de los funcionarios más influyentes en las dos primeras administraciones de Fernández.

Según una encuesta de la firma Asisa difundida esta semana, Fernández, un abogado de 59 años, deja el cargo con el 70% de popularidad. Fernández no pudo aspirara a una nueva reelección debido a una prohibición constitucional, pero puede volver a postularse en el 2016.

Durante su campaña proselitista, Medina prometió que continuaría en sus cuatro años de gobierno las millonarias obras de infraestructura que caracterizaron a las administraciones de Fernández, como la construcción del metro de Santo Domingo y autopistas.

También se comprometió a "hacer lo que nunca se hizo", como establecer la seguridad social para todos los habitantes y reformar la educación básica, cuya baja calidad ocupa uno de los últimos lugares en el índice de competitividad del Foro Económico Mundial.

El nuevo mandatario estará acompañado en la vicepresidencia por Margarita Cedeño, esposa de Fernández.

Bichara confirmó que además de Martelly, del príncipe de Asturias y del presidente hondureño Porfirio Lobo, que arribaron la tarde del miércoles a Santo Domingo, a la ceremonia también asistirán los gobernantes de Colombia, Juan Manuel Santos; Panamá, Ricardo Martinelly, y Puerto Rico, Luis Fortuño.