Un médico panameño fugitivo acusado en el mayor juicio en contra de farmacias por internet quedará marginado del caso, en parte debido a que hay demasiada evidencia en su caso.

Armando Angulo fue acusado en 2007 en un fraude multimillonario que involucraba vender recetas médicas para que pacientes consiguieran medicamentos aún sin haber sido nunca examinados o entrevistados por un médico.

Sin embargo, un juez federal en Iowa desestimó la acusación la semana pasada a petición de los fiscales, que querían deshacerse de más de 400.000 documentos y dos terabytes de información electrónica que según ellos es demasiado caro mantener.

Angulo huyó a su natal Panamá en 2004. Las autoridades panameñas dijeron que no extraditan a sus propios ciudadanos. Dada la poca probabilidad de capturar a Angulo y la inconveniencia de mantener la evidencia, los fiscales desistieron de mantener la antigua demanda.