Bienes por un valor de 4.124 millones de euros fueron incautados por las autoridades italianas, que arrestaron además a 2.041 mafiosos, entre ellos 18 en busca y captura, durante el período del 1 de agosto de 2011 al 31 de julio de 2012, informó hoy el Ministerio de Interior italiano.

Tras la reunión del Comité nacional italiano para el orden y la seguridad pública, presidido por la ministra de Interior, Annamaria Cancellieri, se informó de que el Estado confiscó en un año 12.139 bienes, de los que 723 eran negocios, valorados en su conjunto en 4.124 millones de euros, de estos 3.218 millones procedían del crimen organizado.

La mayor parte de los bienes confiscados se encontraban en Sicilia, territorio de la mafia denominada Cosa Nostra, seguida por la región sureña Campania, donde la Camorra tiene su base y la región también septentrional de Calabria, tierra de la Ndrangheta.

La primera región del norte donde se confiscaron 636 bienes por un valor de un centenar de millones ha sido Lombardía, cuya capital es Milán, dijeron.

En cuanto al número de presos en la cárceles italianas es hoy de 65.758 frente a los 66.464 del 15 de agosto del año pasado.

De los más de 65.000 detenidos, hay 685 que se encuentran en régimen carcelario de aislamiento y de ellos 40 están en áreas reservadas, según anunció el Departamento de la Administración Penitenciaria.

En declaraciones al programa "Prima di tutto" de Radio 1 Rai, la ministra Cancellieri aseguró que "no se debe recortar más" el presupuesto de su ministerio, y se deberá buscar "cómo reducirlo de forma que podamos garantizar los niveles de seguridad".

La ministra subrayó que "no podemos ceder en nada en lo relativo a la seguridad".