La Policía Nacional de Colombia inició hoy un plan de erradicación manual de hoja de coca en el departamento del Putumayo, fronterizo con Ecuador y donde más creció el cultivo en 2011 según el último informe la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

El director Antinarcóticos de la Policía Nacional de Colombia, Luis Alberto Pérez, anunció el comienzo de esta tercera fase de erradicación a tan sólo 500 metros de la frontera con Ecuador, en la vereda Caucasia del municipio de San Miguel en Putumayo.

Pérez dijo a Efe que la meta es "arrancar 5.000 hectáreas de coca desde hoy hasta el próximo 15 de octubre" cuando, si se cumplen las previsiones, se habrá reducido a la mitad la extensión de cultivos de todo el departamento.

Y es que de acuerdo al informe de la UNODC de julio pasado, en el Putumayo hay 9.951 hectáreas de siembras y se experimentó un desmesurado crecimiento del 108 % en 2011 debido a la demora que supone hacer la consulta constitucional a los pueblos indígenas de la zona para iniciar estas campañas.

"Los departamentos de Putumayo y el vecino Nariño (con 17.951 hectáreas) son las partes más afectadas de Colombia por el cultivo, por culpa de los narcotraficantes que buscan luego convertir la hoja de coca en clorhidrato de cocaína", señaló Pérez.

El alto mando antinarcóticos señaló además que próximos a la zona hay numerosos laboratorios para procesar el alcaloide, y destacó que en esa zona fronteriza operan dos grupos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) "que son auspiciadores del narcotráfico".

En esta campaña participarán cuatro grupos de erradicación de la Policía Nacional y otras ocho secciones de trabajadores locales contratados por el Gobierno para estos fines.

Pérez agregó que dada la proximidad con Ecuador y las grandes extensiones de cultivos que se extienden a lo largo de la frontera, la cooperación con las autoridades del país vecino es "muy estrecha" y está dirigida a la comunicación para animar a denunciar este delito y para frenar el suministro de químicos con los que se procesa la droga.

Los cultivos ilícitos crecieron en 2011 un 3 % en Colombia, al pasar de 62.000 a 64.000 hectáreas, en contraste con el potencial de producción de cocaína, que disminuyó en un 1 % hasta las 345 toneladas frente a las 350 del año anterior, según el informe de Naciones Unidas.

Sin embargo, los datos que maneja el "zar antidrogas" de EE.UU., Gil Kerlikowske, apuntan a la reducción de las hectáreas cultivadas con hoja de coca hasta las 83.000 en 2011, un 17 % menos que en 2010.