El Gobierno de Colombia contrastará las cifras del informe presentado hoy en Bogotá sobre reclutamiento infantil "Como corderos entre lobos", elaborado por una politóloga independiente y según el cual hay al menos 18.000 menores combatiendo en guerrillas y bandas en el marco del conflicto armado interno.

"Hay una cifras que queremos contrastar, particularmente la de los 18.000 (menores en el conflicto) que consideramos puede ser contrastada con otras fuentes para darle una dimensión diferente", dijo el director del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF, estatal), Diego Molano, durante el acto en el que se divulgó el informe, elaborado por la politóloga Natalia Springer.

El funcionario destacó, en ese sentido, la importancia de tener claros estos datos en el diseño de políticas públicas.

El informe estima en "no menos de 18.000 los niños, niñas y adolescentes que forman parte de grupos armados ilegales y organizaciones legales" y calcula en unos 100.000 los menores vinculados a sectores de la economía ilegal que dependen directamente de guerrilla y bandas narcotraficantes con un pasado paramilitar.

Molano explicó que para realizar este informe, Springer y su equipo entrevistaron a 491 de los 4.900 integrantes del programa del ICBF para menores desvinculados de grupos armados, por lo que valoró que a través del documento se le "haya dado voz a los niños".

Según el documento, el 42 % de los integrantes del grupo guerrillero Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) corresponde a menores reclutados, mientras que en la segunda guerrilla del país, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), el 44 % de los insurgentes son menores de edad.

En los grupos paramilitares, que de acuerdo con el informe, "no se extinguieron" con el proceso de desmovilización de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) que tuvo lugar entre 2003 y 2006, hay un 40 % de reclutamiento infantil.

Mientras que en sus herederas, las bandas criminales, la presencia de menores supera el 50 %.

De acuerdo con cifras oficiales, las FARC están formadas por alrededor de 9.000 guerrilleros, mientras que en el ELN hay unos 3.000 y hasta el momento es muy difícil establecer la composición de bandas criminales y grupos narcotraficantes.

Molano recalcó que lo importante es que se puedan reconocer las estrategias de reclutamiento en áreas rurales, en comunidades pobres y en grupos étnicos, como los indígenas, que son más vulnerables que el resto de niños colombianos.