La Nasa anunció hoy el descubrimiento de un cúmulo de galaxias apodado "Fénix", por la constelación en la que se encuentra, y que según los investigadores es uno de los objetos más grandes y más activo descubierto hasta ahora en el universo.

Michael McDonald, del Instituto Tecnológico de Massachusetts en Cambridge (Massachusetts), destacó en conferencia telefónica que se trata de un objeto único que contiene "la mayor tasa de formación de estrellas jamás vista en el centro de un cúmulo de galaxias".

El descubrimiento ha sido posible por las observaciones del observatorio de rayos x de la NASA Chandra, el Telescopio de la Fundación Nacional de Ciencias del Polo Sur y otros ocho otros observatorios internacionales.

El cúmulo de galaxias, que se encuentra a 5.700 millones de años luz de la Tierra, puede llevar a los astrónomos a replantearse la forma de estas estructuras colosales y las galaxias que las conforman.

McDonald señaló que esta superestructura es además el mayor productor de rayos X de cualquier grupo conocido y uno de los más masivos.

Asimismo, según los datos recabados, la velocidad de enfriamiento de gas caliente en las regiones centrales de la agrupación es la más grande jamás observada, lo que puede aportar información sobre cómo se forman las galaxias.

"A pesar de que la galaxia central de la mayoría de los grupos puede haber estado inactiva durante miles de millones de años, la galaxia central en este grupo parece haber vuelto a la vida con un nuevo estallido de formación estelar", explica McDonald, autor principal de un artículo que se publicará en el numero de esta semana de la revista británica Nature.

Como otros cúmulos de galaxias, "Fénix" contiene una enorme reserva de gas caliente, que a su vez tiene más materia que todas las galaxias del cúmulo combinado, según han podido detectar con el observatorio de rayos x Chandra.

La idea que predominaba una vez había sido que este gas caliente debe enfriarse con el tiempo y se hunde en la galaxia en el centro del cúmulo provocando la formación de un gran número de estrellas. Sin embargo, la mayoría de los cúmulos de galaxias han formado muy pocas estrellas durante los últimos millones de años.

Este gas caliente emite copiosas cantidades de rayos x, enfriándose rápidamente sobre todo cerca del centro del cúmulo, lo que provoca un flujo de gas hacia el interior y la formación de un gran número de estrellas, algo que no es muy habitual.

Los astrónomos creen que el agujero negro supermasivo que suele encontrarse en la galaxia central de estos cúmulos bombea energía al sistema, lo que evita que un enfriamiento del gas ocasione una explosión de formación de estrellas.

Sin embargo, en el caso de "Fénix", los chorros de energía que desprende el agujero negro gigante de la galaxia central no son lo suficientemente potentes como para prevenir el enfriamiento, de ahí su gran actividad.

Los datos de Chandra y también las observaciones en otras longitudes de onda, apuntan a que el agujero negro supermasivo está creciendo muy rápidamente, alrededor de 60 veces la masa del Sol cada año.

Una tasa que los científicos creen "insostenible", según Bradford Benson de la Universidad de Chicago y coautor del estudio, debido a que el agujero negro ya es muy grande, con una masa de alrededor de 20.000 millones de veces la masa del Sol.

"Este ritmo de crecimiento no puede durar más de un centenar de millones de años. De lo contrario, la galaxia y el agujero negro se volverían mucho más grandes que sus pares en el universo cercano", apunta Bradford.