El buen balance del mercado laboral alemán, con un nivel de desempleo por debajo de la media europea, esconde un cómputo de casi 7,5 millones de ciudadanos que buscan empleo, sea porque están desempleados o porque aspiran a ampliar su trabajo actual.

Según un estudio difundido hoy por la Oficina Federal de Estadística (Destatis), a los 2,5 millones de desempleados registrados que buscan activamente trabajo se les suman otros tres millones y medio de personas que quisieran trabajar más.

En este grupo de personas con trabajo que desearían trabajar más hay un cómputo de unos dos millones de empleados en régimen de jornada reducida, con intención de ampliarla, así como 1,7 millones de ciudadanos con jornada completa que de todos modos desearían trabajo complementario.

Completa el cómputo, hasta los 7,4 millones estimados por el estudio, la denominada "reserva silenciosa", integrada por 1,2 millones de personas, que pese a no buscar activamente un empleo sí quisieran trabajar.

Un 72 % de los empleados en régimen de jornada reducida que quisieran trabajar más son mujeres, de acuerdo con el estudio.

En lo que se refiere a los empleados a jornada completa -es decir, a partir de 32 horas semanales- que de todos modos quisieran trabajar más, un 73 % corresponde a hombres, dispuestos a ampliar algunas horas su jornada laboral.

La tasa de desempleo en Alemania se situó el pasado julio en el 6,8 %, mientras que la del desempleo juvenil se sitúa en el 7,9 %, la más baja de toda la UE.