Las temperaturas más frescas y los vientos favorables ayudaban el miércoles a los bomberos a combatir un incendio que arde desde hace 11 días en La Gomera, en las Islas Canarias, dijeron las autoridades.

Se trata de uno de los peores incendios desatados en España en lo que va de 2012, un año que ha visto triplicarse los incendios forestales en el país. Los críticos dicen que los recortes presupuestales que causó la crisis económica perjudican la lucha contra las llamas.

El gobierno regional de las Canarias dijo el miércoles que el incendio en la isla, frente a las costas del norte del Africa, seguía fuera de control, pero los bomberos progresaban en sus tareas debido a una súbita caída de las temperaturas veraniegas y a la nueva dirección del viento, que contiene el avance de las llamas.

El incendio hasta ahora calcinó más de 30 kilómetros cuadrados (11 millas cuadradas) en el parque Nacional Garajonay y sus alrededores, en el centro de la isla, un lugar catalogado por UNESCO como patrimonio de la humanidad.

El gobierno de las Canarias ha exigido desde hace tiempo que el gobierno central refuerce su equipo de lucha contra incendios.

El ministro de Agricultura, Miguel Angel Canete, admitió que los recortes probablemente afectaron la capacidad del gobierno regional para prevenir o sofocar los incendios forestales.

Esos incendios en España arrasaron 1.300 kilómetros cuadrados (500 millas cuadradas) desde enero hasta el 5 de agosto, dijo el ministerio, más del triple que en el mismo período durante 2011.

El periódico El País recalcó el miércoles que los siniestros, aunque fueron iniciados principalmente por personas y azuzados por la sequía y las altas temperaturas, han coincidido con severos recortes en gastos por los gobiernos regional y nacional.

"La prevención es menos costosa que reparar el mal producido", dijo el diario en un editorial.

Organizaciones de defensa del medio ambiente como Greenpeace y el World Wildlife Fund han criticado a España durante años por sus programas de prevención de incendios forestales.

España está sumida en una profunda recesión con un desempleo cercano al 25%. Se ha esforzado por reducir los déficits de los gobiernos central y regionales, lo que ha conducido a fuertes reducciones en las inversiones de los gobiernos regionales, los principales responsables en la lucha contra los incendios forestales.