El banco estadounidense Wells Fargo acordó hoy pagar una multa de 6,5 millones de dólares para poner fin a una investigación por la venta de complejos productos financieros de alto riesgo ligados a hipotecas durante la crisis.

Así lo anunció hoy la Comisión Nacional del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC, por su sigla en inglés), que precisó en un comunicado de prensa que las acusaciones recayeron en la firma de corretaje del banco y su exvicepresidente Shawn McMurtry.

La venta de esos productos respaldados por hipotecas basura se hizo "sin entender su complejidad ni recabar información suficiente" entre enero y agosto de 2007, antes del colapso del mercado inmobiliario que dio paso después al estallido de la crisis en 2008.

"Los corredores deben hacer los deberes antes de recomendar a sus clientes inversiones complejas", indicó una porta voz de la SEC, Elaine Greenberg, quien precisó que los productos se vendieron a Gobiernos municipales y organizaciones sin ánimo de lucro.

El organismo regulador añadió que esos Gobiernos e instituciones vieron "dañados" sus intereses porque Wells Fargo no cumplió con su "responsabilidad fundamental" de disponer de una "base razonable" para hacer las recomendaciones a sus clientes.

Wells Fargo, que hasta 2008 era un banco regional con operaciones en el oeste del país, se fusionó ese año con Wachovia, que fue una de las principales víctimas de la crisis de las hipotecas tóxicas ("subprime") y que actuaba en el este de Estados Unidos.

El banco de San Francisco anunció al presentar sus últimas cuentas que ganó en el primer semestre del año 8.870 millones de dólares, el 15 % más interanual, mientras que la facturación en esos seis meses ascendió a 42.925 millones de dólares, el 5 % más.

A falta de dos horas para el cierre de la sesión, las acciones del banco avanzaban hoy el 0,56 % en la Bolsa de Nueva York, donde acumulan un avance del 23,93 % desde que comenzó el año y del 41,55 % en los últimos doce meses.