Las autoridades venezolanas contactaron con las de EE.UU. para informar escuetamente sobre el arresto en el país de un supuesto exmarine estadounidense que el presidente, Hugo Chávez, dijo que parecía un "mercenario", aunque no ha tenido acceso al detenido, dijo hoy a Efe una fuente diplomática de EE.UU.

"Hemos estado en contacto con el Gobierno de Venezuela tanto aquí en Caracas, como en Washington en la embajada, pero hasta ahora no nos han permitido el requerido contacto con el señor", señaló una fuente de la Embajada estadounidense en Caracas.

A la espera de "una respuesta definitiva" sobre el momento en el que se permitirá el contacto con el supuesto ciudadano norteamericano que establece la convención de Viena, la fuente aseguró que tienen poca información sobre el detenido.

"No sabemos exactamente quién es. Tenemos una idea, pero no estamos seguros porque nadie ha confirmado", indicó la fuente.

"Estamos limitados a lo que leemos en el periódico", añadió al asegurar que, ni siquiera, saben "necesariamente" en dónde se encuentra el detenido.

Ayer, la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, dijo a periodistas que su país aún no había sido informado sobre la presunta detención del estadounidense, pese a que el presidente, Hugo Chávez, pidió el viernes que su canciller notificara a EE.UU. sobre el asunto.

La fuente diplomática estadounidense señaló que las autoridades venezolanas se "han demorado bastante" en notificar el caso a EE.UU., aunque aseguró desconocer el porqué de esa tardanza.

Indicó, sin embargo, que EE.UU. confía en la palabra de las autoridades venezolanas de que "dentro de pronto" van a responder todas sus "preguntas".

Efe contactó hoy con fuentes del Ministerio del Interior venezolano, que rehusaron hacer declaraciones sobre el caso.

El pasado jueves, Chávez anunció la captura de un ciudadano de EE.UU. con "apariencia de mercenario" que intentaba entrar ilegalmente al país por la frontera con Colombia, en el estado de Táchira.

Al día siguiente, el presidente venezolano señaló que el ciudadano, del que obvió la identidad, confesó haber servido como "marine" de los Estados Unidos y no estaba colaborando en las investigaciones policiales aunque, por entonces, no habían probado "más nada" contra él.

Al llamar la "atención" del país de que se produzcan hechos como este a pocas semanas para las elecciones del 7 de octubre, el presidente dijo que el pasaporte del detenido reseña su paso por Irak en 2006, múltiples entradas a Afganistán desde 2004, a Jordania en 2007, así como también visitas a países europeos.