Dos granadas hicieron explosión dentro de las instalaciones de una mezquita durante las oraciones matinales el miércoles en el este de Afganistán, hiriendo a por lo menos nueve feligreses, dijo un funcionario afgano.

El ataque en la provincia de Khost al este de Afganistán se produce un día después que una serie de bombas estallaron en varios lugares y causaron la muerte a por lo menos 50 personas en el día más mortífero entre la población civil en lo que va del año en momentos en que los insurgente talibanes y sus aliados intensifican la violencia en todo el país.

Tres granadas fueron lanzadas al interior de la mezquita en el área de Baghi Sara, dijo el jefe de policía de Khost, Sardar Mohammad Zazai. Una estalló dentro de la misma mezquita, y la otra en el patio exterior. La tercera no hizo explosión.

Zazai responsabilizó a los talibanes por el ataque.

"Este es trabajo del enemigo", agregó. "No se trata de una disputa privada. ¿Por qué alguien puede estar tan furioso para lanzar granadas a una mezquita mientras la gente está orando?"

Agregó que muchos de los que oraban eran trabajadores afganos de la base estadounidense Salerno, un cuartel de operaciones de avanzada, cercana a la mezquita.

Un portavoz talibán, Zabiullah Mujahid divulgó un comunicado responsabilizándose del ataque a la mezquita pero afirmó que se trató de un insurgente suicida había atacado la base de Khost, causando la muerte a varios estadounidenses.

Un vocero de la coalición militar OTAN dijo el miércoles que no hubo ataque alguno en la base Salerno que está cercana a la mezquita Baghi Sara. El teniente coronel Hagen Messer dijo que el personal militar informó haber escuchado un tiroteo en la mezquita pero que la policía afgana investigaba.