El presidente de la Corte Suprema de Argentina, Ricardo Lorenzetti, defendió hoy una iniciativa del oficialismo para reformar los códigos de justicia Civil y Comercial, que datan de finales del siglo XIX.

El proyecto, que fue presentado en marzo pasado, supondrá cambios significativos, como la simplificación de trámites para el divorcio o la reglamentación de los llamados "vientres de alquiler".

"Estamos viviendo un momento histórico", señaló hoy el juez del Supremo al exponer ante la comisión del Parlamento argentino que analiza la iniciativa.

"Cuando uno hace un código debe articular la diversidad. Lo importante es poder escucharlos a todos y definir las líneas de base que articulan el sistema", sostuvo Lorenzetti.

El presidente de la Corte dijo que el objetivo de la iniciativa es "resolver problemas concretos".

Entre los cambios más significativos, el nuevo Código prevé el reconocimiento de las parejas de hecho, el régimen de separación de bienes en el matrimonio, la simplificación del divorcio y de los trámites de adopción y la regulación de la reproducción asistida.

Lorenzetti dijo que no ve disensos en los "grandes temas" que implica esta reforma.

"La reforma es muy importante para todos los argentinos y va a mejorar la calidad de vida. El código actual no contempla los derechos personalísimos, como el derecho a la imagen o a la dignidad, cosas prácticas", dijo el juez del Supremo.