La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, recibió hoy la bandera olímpica de manos del alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, y se mostró segura y confiada en el "éxito" que serán los Juegos Olímpicos que se celebrarán en esa ciudad en 2016.

Rousseff recibió en su despacho del Palacio presidencial de Planalto a Paes, al presidente del Comité Olímpico Brasileño (COB), Carlos Arthur Nuzman, y a los hermanos Esquiva y Yamaguchi Falcao, que respectivamente ganaron medallas de plata y bronce en boxeo en la justa clausurada este domingo en Londres.

"Queremos que en Río 2016 aumente el número de medallas (para Brasil) y para eso precisamos deportistas como Yamaguchi y Esquiva", quienes "sin duda serán un ejemplo para los brasileños", declaró la jefa de Estado.

Brasil concluyó los Juegos Olímpicos Londres 2012 en la posición 22 del medallero, con tres preseas de oro, nueve de plata y 17 de bronce.

La bandera olímpica, que forma parte de la simbología de los juegos junto con la llama, fue recibida por Paes en Londres este domingo y hoy mismo regresará a Río de Janeiro, donde mañana será expuesta en las favelas del Complexo do Alemao.

Luego se exhibirá en el populoso barrio de Realengo y finalmente será izada en el Palacio de la Ciudad, una de las sedes de la alcaldía, para a fines de este año ser trasladada a un "Pabellón Olímpico" aún en construcción, en el que serán presentados los proyectos de infraestructura relacionados con los Juegos.