La sequía ha arrasado 5,5 millones de hectáreas de cultivos en Rusia, donde las pérdidas ascienden ya a más de 1.000 millones de dólares, informó hoy el ministro de Agricultura, Nikolái Fiódorov.

La superficie arruinada afecta a casi 7.000 explotaciones agrícolas en 21 regiones y repúblicas del país y representa el 7,3 % del total, agregó el ministro.

El estado de emergencia sigue en vigor en 17 entes federados, de los que diez se han dirigido al Gobierno central en busca de asistencia financiera para los productores.

El ministerio de Agricultura destinará las ayudadas estatales a la compra de pienso para la alimentación del sector avícola, y del ganado vacuno y porcino.

Precisamente, las regiones más afectadas por la sequía son las meridionales y las bañadas por el río Volga, tradicional granero de este país.

Antes de la sequía, Fiódorov había cifrado en 85 millones de toneladas las previsiones para la cosecha de 2012 frente a las 94,2 millones de toneladas en el año pasado.

Según informa hoy la prensa local, la sequía que también afecta a otros países como Estados Unidos provocará el año próximo un incremento de los precios del pan y la harina en todo el mundo, incluido Rusia.

En 2010 la sequía causada por la ola de calor más abrasadora que se recuerda en este país arrasó más de 11 millones de hectáreas de cultivos, es decir, el 26 % del total de la cosecha.