El producto interior bruto (PIB) alemán creció un 0,3 % en el segundo trimestre de 2012 en comparación con el trimestre anterior, en el que había avanzado un 0,5 %, informó hoy la Oficina Federal de Estadística (Destatis).

En relación al mismo período del ejercicio anterior, la mayor economía europea avanzó un 0,5 % entre abril y junio (o un 1 % si se eliminan los efectos de calendario), agregó la oficina en un comunicado.

Los principales propulsores del crecimiento alemán fueron el consumo interno -tanto público como privado- y el potente sector exterior, donde las exportaciones volvieron a repuntar por encima del avance que registraron las importaciones.

Por su parte, las inversiones, en especial en bienes de equipo, tuvieron un aporte negativo al PIB alemán en el segundo trimestre.

Destatis subrayó en su nota que el número medio de trabajadores en activo en Alemania se elevó en el segundo trimestre del año hasta 41,6 millones de personas, lo que supone un incremento interanual del 1,3 %.