Cuando los cantantes pasan de la música a la actuación, usualmente se trata de una maniobra cuidadosamente calculada que requiere la experticia de un ejército de agentes, profesores de actuación, mánagers y publicistas. Pero para la efervescente campeona de la sexta temporada de "American Idol" Jordin Sparks el paso del escenario a la gran pantalla sencillamente ocurrió.

Sparks cuenta que consiguió el papel protagónico de la nueva versión del musical "Sparkle" de 1976 porque su carrera musical pasaba inesperadamente por un momento de incertidumbre el año pasado, cuando se separó de sus representantes y su sello discográfico atravesaba una reestructuración. Sin posibilidades para grabar un nuevo álbum y sin saber que sería de su futuro, Sparks recurrió a otra de sus pasiones: la actuación.

"Estaba en una especie de limbo raro y 'Sparkle' llegó a mí", dijo Sparks. "Mi agente me la envió y me dijo: '¿Qué te parece? ¿Quieres hacer la audición?' Leí el guion y me enamoró. Sentí que tenía muchas cosas en común con Sparkle. Ella es una chica con un sueño y hace todo lo necesario para llegar a la cima. Conozco una chica que hizo lo mismo".

Sparks ganó el título de "Idol" a los 17 años y ahora tiene 22. En ese tiempo creció, perdiendo su rellenito cuerpo de adolescente para revelar una sensual figura esbelta y hoy con un novio formal, el cantante Jason Derulo. "Sparkle" también representa su crecimiento como actriz.

Sparks dice que es una "fanática del teatro". La cantante originaria de Phoenix cuenta que vio la revista musical "Smokey Joe's Cafe" en Broadway "como siete u ocho veces" mientras crecía en Nueva Jersey durante la temporada de fútbol estadounidense (su padre, Phillippi Sparks, jugó para los Giants de Nueva York). Fuera de algunas invitaciones para papeles pequeños en programas de televisión para chicos y numerosos créditos en clubes de teatro y teatros comunitarios, también actuó 12 semanas en el musical de Broadway "In the Heights" en 2010.

"Pero la música siempre estuvo en primer lugar", dijo Sparks, abrazando su pierna de manera casual, sentada en la silla de una suite en un hotel de Beverly Hills.

"Sparkle", que se estrena el viernes en Estados Unidos, cuenta la historia de un grupo de hermanas de Detroit que intentan entrar a la industria musical en 1968. Sparks hizo su primera audición en julio pasado, le dieron el papel en agosto y comenzó a ensayar en septiembre.

No tuvo oportunidad de trabajar con un entrenador de actuación, pero logró memorizar todo el guión a pesar de los nervios, incluyendo las partes de quienes interpretan a sus hermanas mayores, Carmen Ejogo y Tika Sumpter.

Por si protagonizar su primer largometraje no era suficientemente emocionante, supo que Whitney Houston, quien había trabajado por 12 años con la productora Debra Martin Chase para revivir "Sparkle", daría vida a su estricta y religiosa madre, Emma, quien dio un vuelco a su vida tras combatir a sus propios demonios.

"Fue muy bonito ver a Jordin, quien era nueva en esto; a Whitney, quien era una veterana y un ícono, y a Carmen y Tika, quienes trataban de escuchar y aprender lo mejor de las otras", dijo el director Salim Akil. "Era algo digno de verse y algo que no quería echar a perder porque creó un lazo emocional que se nota en sus actuaciones".

Houston murió el 11 de febrero tras ahogarse accidentalmente en la bañera de un hotel la víspera de la gala de los Grammy; las autoridades dijeron que su muerte se complicó por el consumo de cocaína y una enfermedad cardiaca. Con la muerte de Houston, "Sparkle" se convirtió en algo más que la primera película de Sparks; también es un homenaje a la superestrella.

Una de las escenas más difíciles de filmar incluía al personaje de Houston, que regañaba a sus hijas por formar un grupo musical pese a que se los había prohibido. Sparks recuerda que la escena se filmó tarde de noche y que le sorprendió que Houston pudiera pasar sin problema del enojo de su personaje a hacer chistes en el plató.

"Es la escena en la que dice: '¿No fue mi vida un relato de advertencia suficiente para ustedes?' Me recuerdo ahí parada y a ella diciendo eso. Pensé, 'Caray, es una locura'. Ahora que veo la película sin ella aquí es todavía más emotivo", dijo Sparks, haciendo una pausa para pasarse la mano por su piel erizada. "Me da escalofríos sólo de pensarlo".

___

En internet:

http://www.sparkle-movie.com

___

El periodista de The Associated Press Derrik J. Lang está en Twitter como http://www.twitter.com/derrikjlang/.