El escolta de los Spurs de San Antonio, la estrella argentina del baloncesto Emanuel Ginóbili, manifestó hoy sus dudas sobre su continuidad en la selección Albiceleste a su llegada a Buenos Aires tras participar en los Juegos Olímpicos Londres 2012.

"Es muy temprano para decidir esto: no sé si voy a seguir o no, cuando llegue el momento veré si estoy en condiciones de jugar", reconoció ante los periodistas al arribar al aeropuerto de Ezeiza.

"Faltan dos años para el próximo torneo, hay tiempo, quiero reflexionar y meditar con mi familia para ver qué hago", explicó el escolta.

Ginóbili y sus compañeros de equipo consiguieron el cuarto puesto en los Juegos Olímpicos tras caer ante Rusia 81-77 en el partido por el bronce.

"Qué tristeza que tengo, cómo duele cuando se está tan cerca, una lástima terminar así; pero como siempre, orgulloso de este equipo, gracias", reconoció 'Manu' en su cuenta de Twitter minutos después de finalizar el encuentro.

El escolta debutó en la selección argentina de baloncesto hace catorce años, en el mundial de Atenas 1998, y su primera gran actuación con la Albiceleste se dio cuatro años después, en el mundial de Indianápolis 2002, donde el equipo argentino se dio el gusto de vencer por primera vez en la historia al 'Dream Team' de Estados Unidos y finalizó subcampeón.

Su logro deportivo más destacado con la selección fue la medalla de oro que logró en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

En Pekín 2008, Argentina tuvo un buen torneo y capturó el bronce. Ginóbili jugó en un gran nivel, pero sufrió una lesión en la semifinal que su equipo perdió ante Estados Unidos y no pudo estar en el encuentro por el tercer puesto, en el que Argentina venció a Lituania 87-75.

Emanuel Ginóbili, de 35 años, considerado el baloncestista argentino más importante de todos los tiempos, juega en la NBA en los Spurs de San Antonio, equipo con el que consiguió ganar los campeonatos de 2002, 2005 y 2007.