El índice de precios a la producción (IPP) en Estados Unidos subió un 0,3 % en julio y un 0,5 % durante el último año, informó hoy el Departamento de Trabajo.

El incremento fue mayor a lo esperado, ya que las previsiones apuntaban a una subida del 0,2 % el mes pasado después del aumento del 0,1 % de junio.

El aumento del 0,3 % del IPP en julio estuvo motivado, entre otros factores, por un mayor coste de los automóviles y de los productos farmacéuticos, según el Departamento de Trabajo.

El incremento del IPP del 0,5 % durante el último año es el menor desde octubre de 2009.

Si se excluyen los precios de los alimentos y de la energía, que son los más volátiles, la inflación subyacente en el IPP de julio fue del 0,4 %, más de lo esperado y el mayor aumento desde enero, y ha sido de 2,5 % en los últimos doce meses.

La contención de las presiones de los precios da a la Reserva Federal (Fed) de EEUU un margen mayor para continuar con su política de estímulo monetario iniciada hace tres años, tras el fin de la recesión.