El presidente Rafael Correa negó al martes que haya dado asilo político al fundador de Wikileaks, Julian Assange, quien está refugiado en la embajada ecuatoriana en Londres desde junio.

En su cuenta de Twitter, MashiRafael, el mandatario dijo que el "rumor de asilo a Assange es falso. Todavía no hay ninguna decisión al respecto. Espero informe de Cancillería".

Poco antes, el diario británico The Guardian, señaló que "el presidente de Ecuador, Rafael Correa, se ha comprometido a dar asilo a Julian Assange" citando una fuente del gobierno a la que no identificó.

Añadió que "Ecuador va a conceder el asilo a Julian Assange".

En declaraciones a la red de televisión Teleamazonas, el canciller Ricardo Patiño aseveró que "tenemos que reunirnos con el presidente (el miércoles), darle la información ... el presidente tomará la decisión si es tiempo de tomar una decisión o si debe esperar más, eso lo decidirá él".

Añadió que Correa ha avanzado el tema en "conversaciones que hemos tenido con los distintos países, no negociaciones, conversaciones solamente".

No dio indicios de cuál podría ser la resolución ecuatoriana.

Correa había dicho el lunes que "ojalá esta misma semana podamos tener un pronunciamiento al respecto" del pedido de asilo.

Consultado si tiene simpatía por Assange, añadió que "por supuesto que tenemos simpatía, pero también tenemos simpatía con Inglaterra, simpatía con el marco jurídico de Inglaterra e internacional, entonces actuaremos en estricto apego a los principios jurídicos de Ecuador y respetando siempre a los amigos, pero obviamente, respetando los derechos de la persona que ha pedido asilo a Ecuador".

Assange llegó a la embajada de Ecuador en Londres el 19 de junio para pedir asilo político aduciendo que su seguridad estaba amenazada. Estocolmo ha pedido su extradición para interrogarlo acerca de denuncias sobre acoso sexual.

Assange cree que ese es un paso previo a enviarlo a Estados Unidos, donde no tiene procesos judiciales pendientes, aunque WikiLeaks reveló a la prensa internacional miles de mensajes diplomáticos secretos con los juicios de los funcionarios del Departamento de Estado acerca de gobiernos y líderes mundiales.

Si Ecuador le concede asilo, quedará pendiente saber si Gran Bretaña le otorga un salvoconducto para que pueda viajar desde la sede de la embajada ecuatoriana hasta el aeropuerto de Londres, para luego trasladarse a esta capital.