Uno de los principales periódicos de Noruega, VG, instó el martes al primer ministro a que dimita, tras la difusión de un reporte que reprendió a las autoridades por no haber evitado o interrumpido el año pasado una de las peores matanzas en el país.

Según el diario, el primer ministro Jens Stoltenberg es el primer responsable de una serie de fallas de la Policía y otros organismos gubernamentales durante el ataque cometido con una bomba y armas el 22 de julio de 2011 por un extremista de derecha.

El ataque dejó 77 muertos y es la peor matanza en Noruega desde la Segunda Guerra Mundial.

Varios dirigentes opositores pidieron a legisladores que interrumpieran su descanso veraniego para analizar el reporte de una comisión que criticó al gobierno por no proteger sus instalaciones donde estalló la bomba y a la Policía por no evitar el posterior ataque a tiros.

El ultraderechista Anders Behring Breivik admitió que fue el autor de la matanza. El 24 de agosto debe presentarse ante el juez del caso.