El gobierno de la presidenta de Brasil Dilma Rousseff goza de niveles de aprobación récord, indicó el martes una encuestadora.

Ello a pesar de una investigación por corrupción enfocada en su Partido de los Trabajadores.

Una encuesta de Datafolha publicada en el diario Folha de S. Paulo mostró que el gobierno de Rousseff tiene un nivel de aprobación de 62%, un empate estadístico con el sondeo de la misma firma correspondiente a abril.

Ex dirigentes del partido de la presidenta y otros están acusados de organizar un plan para sobornar a legisladores a cambio de apoyo durante el primer mandato de ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Pero Rousseff es vista como alguien dura contra la corrupción. Ha destituido a siete de sus ministros que han enfrentado acusaciones.

El sondeo incluyó a 2.562 personas de todo Brasil y tiene margen de error de 2 puntos porcentuales.