Varias personas resultaron heridas la pasada noche en Amiens (norte de Francia) a causa de unos altercados entre las fuerzas del orden y grupos de jóvenes que incendiaron edificios públicos y vehículos y agredieron a automovilistas.

La prefectura (delegación del Gobierno) indicó que una escuela, un polideportivo y un centro de ocio en el norte de Amiens fueron pasto de las llamas, igual que una veintena de coches y abundante mobiliario urbano, en particular varias decenas de papeleras.

La policía empleo a agentes de toda la región e incluso de París que se enfrentaron a los alborotadores y desde un helicóptero controlaba las operaciones.

Durante tres horas, los jóvenes formaron barricadas con papeleras y contenedores y lanzaban todo tipo de proyectiles contra los antidisturbios, que les respondían con bombas lacrimógenas, explicó una residente del barrio a la emisora de radio "Europe 1".

Además de algunos policías heridos, varios automovilistas fueron asaltados y agredidos.

El domingo por la noche ya hubo un choque entre jóvenes y fuerzas del orden en ese mismo barrio al norte de la ciudad después de un control de carretera.

Se trata de una de las quince "zonas de seguridad prioritaria" escogidas por el ministro del Interior, Manuel Valls, para aplicar medidas particulares contra la delincuencia, como mayores despliegues de policías.