Mitt Romney dijo el lunes que impulsar leyes que restrinjan la posesión de armas de fuego no es la respuesta a la reciente oleada de tiroteos que han dejado varias personas muertas en Estados Unidos.

Romney señaló que el meollo del asunto no son las armas que se utilizan en los ataques, sino los individuos que han decidido usar la violencia contra otras personas.

El virtual candidato presidencial republicano hizo sus declaraciones horas después de que un agente, un civil y un hombre armado perdieran la vida en un intercambio de disparos cerca de la Universidad A&M de Texas.

Romney señaló que es necesaria una "consideración detenida" en torno a lo que puede efectuarse para impedir los ataques violentos con armas de fuego, pero aclaró que él no estaba proponiendo legislación particular alguna.

El aspirante presidencial destacó que suman tres tragedias consecutivas en el país, entre éstas el ataque a tiros ocurrido en julio en un cine en Aurora, Colorado, y el que tuvo lugar este mes en un templo sij en Oak Creek, Wisconsin.