El dirigente boliviano de oposición y empresario Samuel Doria Medina pidió hoy disculpas a la ministra de Desarrollo Rural, Nemecia Achacollo, por haber dicho que el presidente del país, Evo Morales, embarazó a su hija menor.

Doria Medina leyó una carta de disculpas ante los periodistas en la que dice que reconoce que sus palabras ofendieron a la ministra y a su familia, pero asegura que esa no fue su intención.

"No hago esta declaración por temor a un juicio que se me ha iniciado, tengo que enfrentar ya diez juicios, así que esta no es la razón. Lo que me preocupa en este momento es hacer lo correcto y evitar una injusticia", dijo el empresario.

"Desde el principio mi preocupación fue justamente esta, que los poderosos no puedan abusar de las mujeres. Para evitar que esta polémica continúe trayendo problemas para ustedes, a partir de ahora no me referiré más al tema", concluye la carta de Doria Medina.

El líder de la centrista Unidad Nacional es objeto de diversas demandas iniciadas anteriormente por el Gobierno y otras autoridades y que él considera acciones de persecución política.

Achacollo presentó el viernes ante un juzgado de Familia de La Paz una demanda contra el empresario por "maltratos, difamación y calumnia" por sus afirmaciones.

El rival de Morales en las presidenciales de 2005 y 2009 escribió en Twitter que el mandatario es por tercera vez padre, pero que eso "no es la noticia", sino "que la madre sea menor de edad", porque "eso sí tiene implicaciones".

La ministra lo ha negado y dijo que Doria Medina melló la dignidad de su familia y explicó que presentó la demanda como madre, no como funcionaria, para defender a su hija y su nieta nacida hace tres meses.

También dijo que no permitirá que realicen una prueba de ADN a su nieta, aseguró que Morales ni siquiera conoce a sus hijas y que la acusación de Doria Medina era para "dañar la imagen" del mandatario.

El gobernante no se ha referido directamente al problema pero en los últimos días ha sostenido que los opositores le inventan acusaciones de toda clase, pero "el pueblo" sabe la verdad.

Morales insistió hoy en que es objeto de "tantas calumnias, tantas infamias, tantas acusaciones" y que ya está "harto" de esa situación.

Morales, soltero a los 52 años, tiene dos hijos jóvenes, Eva Liz y Álvaro, de madres diferentes.