Un joven tibetano murió el viernes en la localidad de Meruma, en la provincia china de Sichuan, tras prenderse fuego a lo bonzo en protesta por la ocupación de Tibet por China, informó hoy el exilio tibetano.

El joven, de 24 años e identificado como Choepa, era perseguido por las autoridades chinas después de participar en enero en una manifestación contra la ocupación de Tíbet, según el Centro Tibetano por los Derechos Humanos y la Democracia (TCHRD).

El TCHRD precisó en un comunicado que tras la inmolación de Choepa, que pertenecía a un clan nómada, las autoridades chinas han redoblado su presencia militar en Meruma, donde persistía un alto grado de tensión durante el fin de semana.

Más de 40 tibetanos, en su mayoría monjes budistas, se han inmolado desde el año pasado en protesta por la ocupación china y a favor del regreso del Dalai Lama a Tíbet.

El exilio tibetano niega que instigue la ola de inmolaciones, en contra de la acusación en ese sentido de las autoridades chinas.

El Gobierno tibetano en el exilio, con sede en Dharamsala, en el norte de la India, afirma que las inmolaciones no están coordinadas y responden a "actos individuales" que reflejan "la desesperación" que causa la ocupación de Tibet por el régimen de Pekín.