La ministra de Turismo de Paraguay, Liz Cramer, aseveró hoy que el expresidente Fernando Lugo pretendió contar con el apoyo del Ejército ante su eventual destitución, al testificar en la Fiscalía por el caso de supuesta intromisión de Venezuela en la crisis paraguaya.

Al término de su testimonio ante la Fiscalía, Cramer compareció ante la prensa para explicar lo acontecido en una reunión de ministros el 22 de junio, poco antes de que el Senado decidiera separar a Lugo del cargo por mal desempeño.

Según recogen las ediciones digitales de los diarios ABC Color y Ultima Hora, Lugo dijo a sus ministros que en el gabinete militar de la Presidencia estaban preparando un comunicado en el que las Fuerzas Armadas expresarían su apoyo al presidente ante su inminente destitución.

La ministra, quien mantuvo el cargo con el relevo de Ejecutivos, aseveró que se encaró con Lugo y le recordó que el Ejército debía respetar al nuevo presidente si él era destituido.

Cramer acudió a testificar en la Fiscalía dentro de las investigaciones por la supuesta intromisión de Venezuela en la crisis paraguaya.

El nuevo Ejecutivo acusó al canciller venezolano, Nicolás Maduro, que se hallaba en Asunción dentro de una misión de la Unasur, de "arengar" a los altos mandos militares paraguayos, con los que presuntamente se reunió el 22 de junio, para que mantuvieran su lealtad a Lugo.