Los maestros panameños suspendieron hoy un paro de cuatro días, después de que dos compañeros que habían sido cesados fueron restituidos y que el Ministerio de Educación se comprometiera a analizar un alza salarial y mejoras en la infraestructura de las escuelas públicas.

Luis López, miembro de la Coordinadora de Unidad Magisterial, dijo a Efe que la negociación de las reivindicaciones pendientes continuarán a partir del próximo 25 de agosto con la mediación de la Iglesia católica, que logró este primer acuerdo para poner fin a la huelga iniciada el miércoles pasado.

Entre los asuntos pendientes está la revisión del procedimiento para nombrar los cargos de maestros, la reparación de las escuelas en mal estado y la discusión de un ajuste salarial de hasta el 40 % para los docentes.

Los educadores de escuelas públicas de primaria y secundaria regresarán mañana a sus puestos de trabajo después de que un acuerdo alcanzado entre los directivos del gremio y el Ministerio de Educación fue avalado este lunes por las bases magisteriales.

En el acuerdo se establece que no se aplicarán medidas administrativas o legales contra los educadores que participaron en el paro, así como la creación de una comisión para atender los casos pendientes de docentes destituidos.

Como parte del arreglo, el ministerio de Educación ya restituyó a dos de ocho docentes cesados porque supuestamente no cumplían con su deber, según las autoridades educativas.

La ministra de Educación, Lucy Molinar, manifestó a los periodistas que el acuerdo alcanzado con los gremios docentes también establece un plan de recuperación del tiempo perdido por la huelga.

"Si se recupera el tiempo no habrá descuento" salarial a los educadores, añadió Molinar.

En la mesa de negociación, el sábado pasado, se acordó elevar una consulta a la Corte Suprema de Justicia sobre la exigencia de los huelguistas de la devolución de los salarios descontados por otra huelga desarrollada el año pasado.